Extraños caminos

Desarrollo Web, SEO, Community Management y mucho más

Extraños caminos

extraños caminos

Extraños caminos.

Extraños caminos

Extraños caminos entrelazados. Él era un hombre normal, joven aún pero con experiencia. Empresario, acomodado económicamente y con cierto sentido del humor. Estaba un poco dejado físicamente pero su falta de tiempo no le permitía mantener demasiado culto al cuerpo. Aún así no le costaba demasiado mantenerse en forma ya que ocasionalmente practicaba deporte.

Un amante de los animales con bastante éxito entre las mujeres, que le gustaba vivir el día a día sin preocuparse en exceso por el mañana.

Ella…

Ella era una linda niña que le había tocado vivir demasiado pronto como adulto. Luchadora. Risueña aunque con carácter, era muy amiga de sus amigos; necesitaba de muy pocas cosas para ser feliz. Tremendamente visceral, lo que mejor sabía hacer era dejarse llevar por sus impulsos. Con una inmensa necesidad de canalizar tanta creatividad acumulada en ella, le encantaba el arte en sus múltiples expresiones.

Eran como el agua y el vino. Se conocían hacía varios años ya, pero no tenían mucha relación. Él admiraba su constancia y su lucha y a ella, él no le parecía tan mala persona como decía todo el mundo.

Entre necesidad, amor y dolor fueron pasando los años con sus destinos entrelazados; pero un día…

Una copa de vino vacía.

Una copa de vino vacía. Era todo lo que quedaba de aquellos años. No quedaban ni las fotos. Solo le había faltado llevarse los recuerdos.

Realmente desde el principio ella sabía que esta era una historia con final. No estaba enamorada, nunca lo había estado. Pero le quería, y nunca se habría imaginado un final así.

De la noche a la mañana. Así había sido todo. ¡Tan necia había sido!… No había sabido interpretar las «señales». O como él decía había sido «lo mismo de siempre». ¡Qué frase! Lo mismo de siempre… sí. El mismo dolor de siempre. La misma sensación de angustia de siempre. Sentirse una inútil… como siempre.

Una copa de vino vacía.

Después de una larga noche conversando sobre su futuro, como el que conversa del tiempo… sin sentimiento.

A ella le habían dado tantas ganas de gritar… o de zarandearle… le ponía realmente de mal humor verle tan indiferente.

Una copa de vino vacía. Y mucho espacio… y tristeza. Y ese malestar de no haber asimilado aún… y ese ¿ Ahora qué?

Una copa de vino vacía y dos gotas de vino en la mesa. Ni sus fotos, ni alguna de sus cosas olvidada. Casi casi ni su olor. Como si todo ese tiempo vivido juntos simplemente…

No hubiese existido.